Cómo las artes ayudan a las personas con trastornos del desarrollo neurológico.

Existe un amplio número de estudios que demuestran que algunas personas con autismo pueden sobresalir en actividades creativas, incluyendo en sus resultados una memoria superior para el tono y el timbre, una excelente memoria musical (más amplia) y altos niveles de capacidad para procesar la complejidad melódica y rítmica.


Incluso entre aquellos sin tales habilidades, se ha demostrado que las artes tienen profundos beneficios, algunos de ellos mencionados a continuación:


· La música y la terapia artística pueden mejorar la comunicación, incluidas las habilidades de interacción social, la percepción sensorial y el lenguaje en algunos niños con autismo.

· Se ha propuesto que la música es particularmente efectiva para la comunicación, ya que forma un lenguaje proxémico (familiar), que codifica tanto la metáfora como las estructuras lingüísticas, mientras que la creación artística permite el uso de símbolos, así como el acoplamiento de la obra con el lenguaje corporal para la expresión. La música y las artes pueden, por lo tanto, desempeñar un papel fundamental en la socialización y la comunicación para niños pequeños con autismo.

· Los estudios han demostrado también que el entrenamiento rítmico auditivo-motor a través de la música puede facilitar y mejorar el procesamiento y adquisición del lenguaje y el control del habla y puede deberse en parte a que los mecanismos del habla y la canción tienen diferencias funcionales y estructurales, y las habilidades musicales se preservan con mayor frecuencia en niños con esta discapacidad.

· Asimismo, se ha encontrado que los componentes rítmicos-motores en la música mejoran el control motor, incluidas las habilidades motoras gruesas y finas, que pueden verse afectadas en niños, y se ha sugerido en múltiples ocasiones que el entrenamiento musical prenatal y la conversación materna pueden reducir el riesgo de que los niños desarrollen comportamientos autistas.

· Tanto la música como las actividades teatrales pueden reducir la ansiedad, en parte al mejorar la sociabilidad y al proporcionar estabilidad y calmarse cuando se experimentan nuevas situaciones.

· Se ha encontrado que el arte mejora la autoestima y el sentido de uno mismo, así como la confianza. La participación en las artes también puede reducir la victimización de los niños con TEA y mejorar las emociones prosociales de otros niños.




Fuente: Keith DR, Russell K, Weaver BS. The effects of music listening on inconsolable crying in premature infants. J Music Ther. 2009;46(3):191–203. PMID: 19757875.

0 vistas
SOCIAL
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle