¿A quién pertenecen los derechos de "Ratatouille" el musical de Tik Tok?

Sin duda esta pandemia nos ha dejado atónitos, aburridos, y consumidos por la tecnología. Sin embargo, esto ha sido un buen momento para que todos nos pongamos creativos. Miles de usuarios de TikTok han estado creando un musical basado en la película Ratatouille de 2007 de Disney / Pixar bajo el hashtag #ratatouillemusical. Comenzó cuando la maestra de escuela estadounidense Emily Jacobsen escribió una "balada de amor" en honor a Remy, la rata antropomórfica con un agudo sentido del olfato y el gusto que sueña con convertirse en chef. El clip de Jacobsen fue luego transformado por Daniel Mertzlufft, un compositor y arreglista, quien renovó la canción. Añadiendo cuerdas, trompetas, voces adicionales y corno francés, lo convirtió en un gran número musical, capturando la imaginación de miles de usuarios de TikTok.




Pronto otros se unieron: escribiendo canciones, elaborando coreografías y diseñando decorados, vestuario, maquillaje, títeres, e incluso el cartel. Otros imaginaron el proceso de ensayo y las notas del director artístico.


El resultado es una sensación viral. Incluso Disney ha apoyado el entusiasmo, con la cuenta de TikTok de Disney Parks publicando su propia contribución: un rap al estilo de Hamilton sobre las ambiciones culinarias de Remy.


Pero, ¿y si Disney quisiera llevar al escenario este musical escrito colectivamente? ¿Podrían ellos? ¿Y podría Ratatouille The Musical ser un boleto a la riqueza para estos talentosos Gen Zers?


¿Quién posee los derechos de autor?


En términos generales, cualquiera que haga su propia canción o baile en TikTok automáticamente es dueño de los derechos de autor. Los derechos de autor también permiten la autoría conjunta, pero generalmente requiere que los autores hayan estado trabajando juntos en un objetivo común: ¿podría decirse esto de los creadores de TikTok que toman y construyen sobre los trabajos de los demás de forma secuencial?


Determinar la autoría es solo el primer obstáculo. Debido a que los creadores se encuentran en todo el mundo, entran en juego diferentes leyes de derechos de autor y contratos. Esto significa que podría haber potencial (por improbable que parezca) para que Disney demande a los TikTokkers por el uso de Remy. En los Estados Unidos y algunas otras jurisdicciones, es posible hacer valer los derechos de autor en personajes de ficción.


Pero, ¿a quién se le puede pagar?


A pesar de que los usuarios de TikTok poseen sus derechos de autor, como condición para participar en la plataforma, aceptan los términos del servicio. Estos términos son complejos y difíciles de comprender, pero parece que los usuarios otorgan a TikTok un derecho irrevocable, perpetuo y sublicenciable muy amplio para copiar, modificar y compartir su contenido sin regalías.


Esta licencia no es exclusiva, por lo que (en teoría) TikTokkers podría licenciar sus videos a otros, como Disney, pero los términos implican que los usuarios solo pueden acceder y usar cualquier contenido de TikTok para "uso personal, no comercial".




Según los términos de servicio, TikTokkers también renuncia a sus "derechos morales": cualquiera que use su trabajo no necesita atribuirlos como autores, lo que normalmente tendrían que hacer en Australia o en Estados Unidos.


Esto significa que Disney podría utilizar las contribuciones creativas de los usuarios sin tener que compensar a los creadores, o incluso reconocerlos como autores.


Entonces, parece que los TikTokkers no pueden cobrar. Pero TikTok puede. Según los términos de servicio, los usuarios aceptan que TikTok puede autorizar a otros a realizar trabajos derivados basados ​​en su trabajo en cualquier formato o en cualquier plataforma. Disney probablemente necesitaría obtener el permiso de TikTok para hacer cualquier uso comercial de las canciones, obras de arte y bailes subidos a su servicio.


Y aunque los TikTokkers que crean el contenido no pueden recibir dinero por su trabajo, nada en los términos del servicio impide que TikTok cobre a Disney una tarifa considerable por otorgar dicho permiso.


¿Pueden escapar de Disney?


De cualquier manera, es importante destacar que Disney cuenta con el título “Ratatouille” y los personajes de “Remy” registrados dentro de su dominio, así como el músculo tecnológico y legal para poder arrancar de la historia este evento, por lo que (si quisiera) pudiera detener este evento de cualquier forma. Técnicamente, los organizadores de "Ratatouille, the musical" tendrían que pagar una suma por el uso de la palabra “Ratatouille” y del personaje “Remy” a Disney, sí y solo sí se hace referencia a la película de Disney, a la imagen del personaje, al texto del título y/ó al uso de la simbología Disney o a cualquier otro material musical, textual o iconográfico del filme, o bien el nombre de los autores siendo que los autores pudieran hacer hincapié a que se hace referencia al platillo francés y no a la película.


Tal es el caso de la obra teatral “Puffs” que trata sobre el universo fantástico de Harry Potter en donde se nombra a los personajes de forma “referenciada” y no se considra a J.K Rowling dentro del equipo creativo.


54 vistas0 comentarios
SOCIAL
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle